Audición Audio Analogue ABsolute

Destacada-Blog-Audiogallery-Audio-Analogue
Destacada-Blog-Audiogallery-Audio-Analogue

Audio Analogue ABsolute

Fundada en 1995 en la preciosa Toscana italiana por un grupo de ingenieros y expertos en alta fidelidad, Audio Analogue es una abanderada del “made in Italy” y sus productos son el fruto de artesanos e industrias locales. Conocida por sus amplificadores, como su primer integrado Puccini que les lanzó a la fama en 1996. Aprovechamos esta audición gracias a la visita de uno de sus fundadores, Guiseppe Blanda, a nuestro establecimiento para mostrarnos de primera mano su más reciente creación, el integrado de referencia Absolute.

Audio Analogue Absolute

La gama Audio Analogue empezó con aquel Puccini y creció en amplificadores, previos y etapas, aunque manteniéndose siempre bastante limitada para centrarse en la calidad más que en una amplísima oferta. Ya en este siglo llegaron más productos digitales, y desde hace unos años se han vuelto a centrar en un portfolio de pocos productos, pero muy optimizados. Sus productos siempre han mostrado una estética minimalista y sobria, de líneas limpias y sencillas. Por dentro siempre han apostado por el uso del estado sólido porque lo consideran más versátil y fiable que las válvulas. No usan realimentación global en sus diseños, y usan componentes de la mejor calidad refinando sus diseños y circuitos hasta encontrar los resultados buscados. Cabe decir que sus diseños son igual de elegantes y bien acabado por dentro que por fuera.

Clase A o Clase AB

Audiogallery-Audicion Audio Analogue Absolute (7)_1200

Con una presencia imponente, el Audio Analogue Absolute es un amplificador integrado de 50 kg de peso y unas dimensiones de 44 centímetros de ancho por 48 cm de fondo y 27 cm de alto. Por dentro es un aparato totalmente “dual mono”, hasta la alimentación que cuenta con sendos transformadores toroidales de 700 VA cada uno. Toda la circuitería es además balanceada o simétrica internamente, aunque dispone de tres entradas RCA asimétricas además de dos XLR balanceadas, es un diseño sin realimentación negativa global y usando en todas sus etapas componentes discretos (sin circuitos integrados en la señal de audio). El Absolute es un compendio de toda la experiencia y conocimiento de la marca con el objetivo de alcanzar el máximo nivel de reproducción sonora y de ahí su nombre.

Audiogallery-Audicion Audio Analogue-1

La parte de potencia dispone de 12 transistores bipolares por canal, que se pueden polarizar en Clase A pura o en Clase AB, según el botón del frontal que elijamos al encenderlo. Es curioso ver las cifras de ambos modos, algo (las cifras oficiales) que en la casa italiana suele ser muy honesto (no es raro que mejoren lo que declaran al medir). En Clase A ofrece 50 W a 8 ohmios por canal (alcanzando hasta 200 W a 2 ohmios). Por su parte el modo Clase AB ofrece hasta 150 W a 8 ohmios por canal (y hasta 500 W a 2 omhios). La relación señal-ruido es buena en Clase A (mejor que 93 dB) y aún mejor en AB (mejor que 100 dB), y la distorsión es muy baja en ambos casos pero aún más en Clase A (0’008% THD frente a 0’03% THD en AB). Destaca cómo mantiene la potencia con cajas de baja impedancia gracias a su dimensionada alimentación.

Para la audición usamos una fuente digital también de la casa, compuesta por su transporte y DAC actuales, los AAdrive y AAdac, aparatos de formato estrecho (22 centímetros de ancho) y robusta construcción (5,5 kg). El primero se basa en un transporte CD Teac de carga frontal al que se ha mecanizado un “clamp” (soporte vertical) en aluminio sólido para aumentar la rigidez, monta otra base y una electrónica de alimentación y salida propias que optimizan el flujo digital de sus salidas, ya sea SPDIF (coaxial) o AES/EBU (balanceado). El DAC, del mismo formato, usa un chip ESS Sabre ES9038 de última generación y adaptador USB Amanero (hasta 32 bit y 384 kHz o DSD512). Toda la alimentación (con tres toroidales) y parte analógica de salida es propia de Audio Analogue, con transistores discretos, y cuenta con un frontal muy informativo a base de LED. Ambos vienen con mando a distancia metálico, y el DAC permite usarlo como previo (volumen fijo o regulable) en un sistema sin fuentes analógicas.

Audiogallery-Audicion Audio Analogue Absolute detalle DAC_1200
Productos Audio Analogue PureAA line

Completó el sistema un conjunto de cables también propios, con la marca Airtech (de uno de los socios fundadores de Audio Analogue). Realizamos la escucha en la sala de la planta baja con las cajas Rosso Fiorentino Elba, altavoces de suelo y 2 vías y media con dos altavoces de medios-graves de 6,5 pulgadas y tweeter de 1 pulgada de cúpula textil. Su sensibilidad (88 dB) e impedancia (6 ohmios con mínima de 4) no iban a suponer ningún problema para el Absolute.

Rosso Fiorentino Elba

Audición

Audiogallery-Audicion Audio Analogue-1

Iniciamos la audición con otras fuentes digitales de las que solemos disponer en esta sala (reproductor digital Antipodes y CD con entrada DAC Accuphase) para habituarnos al sonido del amplificador con esas cajas, antes de pasar a un sistema “full Audio Analogue” con su transporte y DAC. Enseguida quedó claro que los 50 kg del Absolute y su reserva de energía en torno al kilovatio y medio (esos dos toroidales de 700 VA cada uno) podían manejar con puño de hierro las Rosso Fiorentino, extrayendo de las (también muy italianas) cajas una notable extensión en grave y una escena sonora expansiva, amplia y profunda, tanto como sabemos que puede ofrecer esa sala con componentes óptimos. El precio del Audio Analogue Absolute es de gama alta pero está claro que juega en esa liga por derecho propio. Perfecto el control frontal, que conocíamos de algún otro producto reciente suyo, con una gran rueda central que permite regular el volumen o cambiar de fuente al pulsarla. Aunque por supuesto dispone de un (sólido) mando a distancia en aluminio.

Con el transporte CD y DAC propios de Audio Analogue descubrimos una sinergia fantástica con el amplificador: hasta ese momento el sonido era muy agradable y musical pero quizás le faltaba algo que “chispa”, y esos componentes (cabe decir que con sus propios cables) añadieron una frescura al sonido que lo dejó perfecto. A partir de ahí la audición pasó a ser un disfrute de diferentes piezas musicales, con una cierta preferencia por música clásica (barroca o de cámara) o tríos de jazz, más que sinfónica, blues o rock.

Tocaba probar diferencias entre la Clase A pura (como escuchamos hasta ese momento) y Clase AB, aunque ya en clase A no echábamos de menos más potencia. En Clase AB se gana un poco en ritmo: no en extensión de grave ni en impacto, que ya son muy buenos en Clase A y quizás se notaría con cajas más duras y con todavía más graves. No, la sutil mejoría fue en “velocidad” (ritmo) de la música, de forma que alguna pieza más marchosa se hacía apreciar mejor. Al volver a Clase A, sin embargo, parece que la escena aumenta en claridad y precisión, y sobre todo el sonido gana (siempre sutilmente) en riqueza de timbres. Quizás ésa es la idea de sus creadores, que según nuestro gusto o la música que escuchemos elijamos uno u otro modo buscando riqueza o ritmo: de ser así, lo han conseguido y el Absolute “puede con todo”.

Conclusión

Los productos de Audio Analogue se pueden admirar durante horas, tanto por fuera (con sus acabados sólidos y elegantes a la vez que sencillos) como por dentro, con el uso de componentes de excelente calidad y una fabricación ordenada, simétrica, y “perfecta”. Además a la hora de la verdad esa atención al detalle se nota y ofrecen un sonido que nos ha resultado revelador en el caso de la fuente digital (transporte CD con DAC separado) y de referencia en el del amplificador, una “bestia” que no se arrugará con ninguna caja por exigente que sea, y dejará pasar su agradable y musical sonido.

VER MODELOS DISPONIBLES
Audio Analogue